Historieta Ameghino – 2

Después de mi primer sueño con Florentino Ameghino me sentí muy rara. ¿Era posible que la investigación en la casa donde él había pasado sus primeros años de vida invadiera tanto mi mente? Pero luego me tranquilicé, al fin y al cabo había sido sólo un sueño y pronto lo olvidaría. Sin embargo, días después tuve que estudiar algunos temas de paleontología que me resultaron bastante difíciles y deseé con todas mis fuerzas poder comunicarme de nuevo con Florentino. ¡Nadie mejor que él para explicármelos! Entonces, una noche volví a soñar con él. En mi sueño estaba estudiando en la biblioteca de la universidad. De repente, se abrió la puerta y entró Ameghino.

-Buen día señorita, creo que está necesitando mi ayuda, ¿verdad?
-Sí, así es, pero… ¿cómo se enteró?
-Mire, niña, no perdamos tiempo con esas explicaciones, usted debe aprender paleontología y yo no dispongo de todo el día para enseñarle. Estoy muy ocupado.
-¿Todavía?
-¡Por supuesto! Aproveche el favor que le hago.
-Vamos Florentino, póngale onda.
-¿Que le ponga qué? Señorita, cuide su lenguaje, está hablando con un caballero del siglo XIX.
-De acuerdo, pero yo estoy en el siglo XXI y prefiero que me llame por mi nombre. Soy Fernanda.
- Muy bien, señorita Fernanda.
- ¡Sin el “señorita”, por favor, que ya somos amigos!
-¿Amigos? ¡Ay, cuántas libertades se toman en este siglo!
-Florentino, modernícese un poco, no es para tanto. Si no le gusta ser mi amigo recuerde que podría ser su tataranieta.
-Qué lindo sería, ¿no? Yo no tuve hijos, pero me encantaría tener una tataranieta como usted, que estudia, que se apasiona por la ciencia.
-Bueno, tanto como apasionarme…
-A mí sí me apasiona. La arqueología, la paleontología…
-Hablando de paleontología, y dado que no tiene mucho tiempo…
-Sí, sí, vayamos a lo nuestro. ¿Cuáles son sus dudas?
-Antes que nada, siempre pensé que los paleontólogos buscaban dinosaurios, pero descubrí que su campo es mucho más amplio.
-Es cierto. La paleontología estudia la vida animal y vegetal del pasado terrestre a través de los fósiles. Pero parece que ahora la mayoría de la gente, cuando nombra a esta ciencia, lo primero que piensa es en dinosaurios. Sin embargo, los paleontólogos no sólo buscamos dinosaurios. De hecho, yo hice muchos trabajos de campo en la provincia de Buenos Aires y aquí no hay dinosaurios.
-¿Por qué?
-Porque el subsuelo bonaerense es posterior a la era Mesozoica y usted ya debe saber que…
-¡Los dinosaurios se extinguieron a finales de esa era, hace sesenta y cinco millones de años!
-¡Muy bien!
-¿Y cómo es el subsuelo de Buenos Aires?
-A unos trescientos metros de profundidad hay rocas muy antiguas, de la Era Precámbrica, formadas hace dos mil millones de años, cuando la vida en el planeta era microscópica. Por encima de ellas hay rocas más recientes, que abarcan los últimos cuarenta millones de años. No han quedado restos de las eras Paleozoica y Mesozoica y por lo tanto…
-¡No hay dinosaurios en Buenos Aires!
-¡Exactamente!
-¿Y qué se puede encontrar aquí?
-Fauna extinta pleistocénica, por ejemplo.
-Explíqueme un poco, por favor.
-Se trata de animales que se extinguieron entre finales del Pleistoceno y principios del Holoceno, entre los 12.000 y 8.000 años antes del presente. Entre ellos hay megafauna: animales muy grandes, principalmente mamíferos, con un peso de varios cientos y hasta miles de kilos, como el mastodonte, el megaterio, el gliptodonte, y muchos más.
-¿Por qué se extinguieron?
-Se cree que no soportaron el cambio climático, pero también el avance del ser humano dentro de sus territorios fue un factor importante en ese proceso.
-O sea que puede haber sitios arqueológicos donde se encuentre evidencia de ocupación humana y fauna extinta.
-Sí, por supuesto.
-¿Será por eso que hay gente que confunde la arqueología con la paleontología?
-Tal vez. Además, ambas ciencias utilizan la excavación como método de investigación, aunque sus objetos de estudio son diferentes, ya que la arqueología sólo se dedica al ser humano y su cultura.
-¡Qué interesante es todo lo que me cuenta! ¿Qué le parece si busco mi computadora y vemos qué podemos encontrar sobre estos temas en Internet?
-¡Me parece magnífico!



Propuestas para el docente: establecer las diferencias entre arqueología y paleontología. Distinguir entre fauna extinta pleistocénica y la extinción de los dinosaurios a fines del Mesozoico.